CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

jueves, 14 de diciembre de 2006

Sensaciones

¿Cómo poder revertir todo lo que siento y volver a situarme en la mujer que fui?



Sentada cerca del balcón, he prendido mi cigarrillo y me he dejado llevar por la suave brisa de esta tarde semicálida de tiempos sabrosos en aromas. Me tiro hacia atrás en la silla de playa y me rindo al silencio de mis recuerdos y sentimientos.


Estiro mis piernas en señal de relajo, y al mismo tiempo las elevo y las bajo apoyando suavemente mis pies en el cojín que dispuse para ellos, mientras tomo mi cigarrillo nuevamente inhalando pequeñas bocanadas y exhalando al mismo tiempo para no dejar nada dentro de mis pulmones, formando sutiles siluetas en el aire de las formas más variadas ,deformándose al acoplarse con la suave brisa que acaricia mi piel ,como haciéndose partícipe de este encuentro tan íntimo con todo lo que siento.

...Es contradictorio; el cigarrillo a veces me relaja, pero otras no lo soporto.

He estado cansada, cansada de todo, cansada de luchar contra corrientes, cansada de imaginarme o desear situaciones, hechos que nunca podrán ser realidad. Mis fuerzas ya casi se han desvanecido escapándose en escalofríos y los deseos inmensos de reencontrarte otra vez. Los ecos de tu lenguaje están en mi cabeza y escucho tu voz , pero muy lejanamente , deteniendo el tiempo y produciendo en mi cuerpo inevitables temblores al pronunciar otra vez tu nombre deletreándolo de tal manera que cada letra se convierte en una caricia helada al ponerlo en mi boca.

Debe ser porque nunca partiste de mi lado, como yo creí, aunque tampoco te encuentre aquí, pero inexplicablemente estás. Será porque tus ecos no me dejan descansar, porque se han creado cosas nuevas en mi, porque soy distinta hace ya más de un año, es inevitable no verme de lejos y compararme con la que una vez fui y que en muchas ocasiones me sentí tan feliz, pero de otra manera.

Me siento una desconocida a mi misma y eso me inquieta.

Nunca pensé encontrarme con sensaciones que creía vetadas para mi, que en algún tiempo sentí, pero que me juré no volver a revelarlas por seguridad, por miedo a que fueran mal utilizadas, pero que hoy me dan un vuelco y me hacen respirar aires nuevos, me hacen sentir que estoy viva para el mundo entero, que estoy viva en ti y que obligadamente me estremecen de una forma casi sobrenatural.

¿Cómo no exponer en la vitrina de mi vida la historia de dos almas que en reiteradas ocasiones a pesar de la esencia de cada una, pueden llegar a fundirse en palabras , en pensamientos, en anhelos, en ideas, en ideales, en sensaciones tan fuertes diversificándose en las más extrañas e inexplicables maneras? Gestando sonidos tan melodiosos que llegan a rozar las pieles a pesar de la distancia , que llegan a ser capaces de transportarte, de transportarme.

La sensación es inexplicablemente arrebatadora y me deja sin explicaciones lógicas e inevitablemente no paran van en aumento, como no queriendo encontrar nunca un término, como no queriendo dejar de vivir y dejarse sentir.

No sé como pudo llegar a ocurrir, provocando que estuviéramos abrazados en el más profundo silencio, provocando los más inconfesables secretos a nuestros oídos y haciéndonos mostrar más cómo somos interiormente, con nuestras falencias, con nuestros errores, con nuestras inseguridades, en resumen imperfectamente como son nuestras naturalezas, pero que sin embargo han desnudado nuestras almas para poder acercarnos más genuinamente a lo que queremos algún día llegar a ser uno en pos del otro y también para poder ser mejor para nosotros mismos y para el otro, porque así no nos encontraremos con sorpresas que llegasen a provocar una ruptura inminente.

De un momento a otro hemos dejado de ser desconocidos para el otro, con demasiados intervalos de desolación y desesperanza, que muchas veces pudieron llegar a matar este amor y aún estamos aquí, quizás bastante lejos del punto de partida, pero no menos valorable por todo lo pasado, por todo lo que nos ha tocado vivir, para ninguno de los dos nada fácil, pero no podemos negar que con mucho esfuerzo se han ido abriendo muy cautelosamente los puentes para irlos avanzando de la mano, unidos, con el convencimiento de que puede valer la pena arriesgarse y poner todo lo que esté al alcance para poder encontrarnos algún día.

Es increíble como todo pasa en su justo tiempo, pero lamentablemente no puedo dejar de volver a sentir miedo, miedo de ver que otra vez todo lo que formé, ladrillo por ladrillo otra vez más se desmorona...es inevitable y cansador.

Ya casi en la penumbra entre el límite que deja el término de la tarde y el inicio de la noche libre de vapores , mis sensaciones no han dejado de golpearme fuerte y en mi cigarrillo la ceniza ya ha hecho todo su cuerpo en él y está a punto de caer. Y otro escalofrío inunda una vez más mi piel como asemejando esta escena a lo que vivo hoy.

Quiero gritar si, se puede!! Que no importa todo lo que tengamos que pasar, que este sentimiento lo resistirá porque creo que es sólido, porque es el mensaje que cada día me has hecho leer, porque telepáticamente me lo has hecho recibir.

Ha caído ya la noche en Santiago y con ella poco a poco mis sentidos se van aletargando en preludio de lo que viene y donde la fresca brisa empieza a caer sobre vegetales y flores de la dulce estación que nos toca.
Mis piernas descansan; extiendo la silla aún más y mi cuerpo regresa a su lugar, después de este viaje de sensaciones que me acompañó junto al suave humo de mi cigarrillo...oh!! pero no puedo dejar de sentir una vez más esa sensación de angustia y temor...es inevitable.

2 comentarios:

MUJER dijo...

amiga he vivido en carne propia tanto esa sensación de lejanía y de miedo a lo que venía en el que en tu texto hablas que ya casi me parece que es tan natural recordarlo.
lo leo y siento que me reconosco en tu texto.
Un gusto conocer tu espacio agualuna y gracias por revivir mis momentos también.

Rodrigo dijo...

Eternos saludos a mi ángel virtual.Cómo pasa mi hermosísima Agualuna.
Noto al leer otra vez tus letras que algo anda mal, ¿qué es, como puedo ser tu tutor, tu apoyo? Déjame acercarme dulce princesa y enjugar tus lágrimas si ha salido alguna.
No quiero verte así, haz cambiado ¿ya no eres la misma?Quiero tener la grata oportunidad de verte escribir como antes tus palabras siempre me levantaron y no quiero verte con las alitas en el suelo ángel mío.
Dame aunque sea la oportunidad de escribirte y hablarte acá va otra vez mi correo roro_11s@yahoo.com, te lo ruego vida piénsalo yo como hombre que soy seguiré ahí.
Te idolatro musa
Rodrigo S