CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

jueves, 4 de enero de 2007

Tengo ganas



“ Cuando me quema lo que siento, me es imposible no sentir ganas...”









Tengo ganas de que seas mi mayordomo, ese que me atienda con los más exquisitos placeres. O que seas mi incondicional guardián, ese que vele mi existencia; la imaginación todo lo puede.
Tengo ganas de llevarte a los extremos, a la frondosa selva y perdernos porque estoy sedienta de tu piel y me hace sentir tanto infierno.


Sedúceme, hurga en todos mis sentidos. Encuentra mis puntos más sensibles y dame una pócima que me haga arder a fuego lento y así me consumas en silencio.
Tengo mucha sed , como me haces mover en extremos en esos más alejados parajes donde sólo tú y yo sabemos llegar.


Quiero ser tu profanadora y que veas todas mis trasgresiones...quiero tenerte.
Tengo obsesiones que están llegando al límite . Encuéntrame en cualquier lugar , dame tus formas , encuentra las mías, quiero más.


No puedo paralizarme porque no podría encontrarte.

Tengo ganas de entrar a ese altar de sacrificios y que entres en mi ritual y descifres mis enigmas, mis secretos , esos que requieres.Aquí los silencios no se pierden , no son tiempo perdido. Quiero desafiar a este rito , quiero destruir todos mis mitos, todos mis tabúes porque aún los hay....encuéntrame

Tengo ganas de lastimarte dulcemente con las misteriosas formas de mi cuerpo y que sientas que estoy más cerca a cada segundo, derribando las cadenas que nos atan.
Que nos transformemos en dos caníbales, hambrientos de nuestra carne, alucinando con el placer del popurrí de sabores húmedos que sentiremos.
Come de mi, sáciate de mi carne ; aliméntate, aliméntame.


Tengo ganas de cuando llegues a casa , me hipnotices, porque mi cuerpo a veces no espera a eso que llaman amor, sino pasión. Ese deseo en cadena que los cuerpos no esperan hasta saciarse.
Transfórmame en tu presa más deseada, para agotar tu sed, para acabar tu hambre entre las sombras que deje la tarde.

Tengo ganas de que me espíes y que te quemes con lo que ves desde tu espacio.
Mírame entre penumbras, entre la rendija de la puerta de mi habitación. Escudriña, moja tus labios de deseo, ese que emana de ti al ver mi cuerpo desnudo.
Cambia tu escenario y obsérvame a escondidas desde la terraza y mira desde ahí mi ventana que te espera; refléjate en mis siluetas oscilantes. Estremece tu piel al sólo observarme y bebe el elixir del perfume que emana mi cuerpo al saber que me deseas.


Aún es imposible que los rayos x puedan mostrarte lo que escondo en mi guarida que sangra de pasión desde las paredes al piso.

Chorrean los vidrios de deseos y ansias de conjugarnos.

Quiero que te acerques húmedo de tanta espera y me tomes rescatándome de este fuego que arde en mis entrañas. Refréscame con tu humedad y cierra esta herida sangrante que dejó tu partida.
Recupérame y rescata el tiempo perdido, ése que quedó mudo de caricias con nuestras ausencias.


Tengo ganas de que vuelvas a casa y me digas...-“amor, regresé para nunca más partir, para nunca ausentar mi mente, mi cuerpo y mi alma de vos” y yo calmadamente te conteste...-”vuelve cielo, con todo tu corazón, con todas tus ganas, con toda la verdad, con toda la pobreza del ser y por todo el amor que te provoco; eres bienvenido”

Tú conoces mis perversiones y yo conozco las tuyas, llenémonos de ellas y lancémonos a las aguas de nuestras esencias, ésas que nos juntaron inevitablemente como piezas de ajedrez que el destino dispuso a su antojo en un espacio de tiempo y lugar para hacernos sentir lo que sentimos.

Naveguemos entonces por ellas hasta quedar rendidos a la orilla de nuestra propia playa, embetunados con la sal de nuestro propio océano turbulento. Que la arena húmeda se impregne en nuestras formas para así dejar que seque lentamente mientras nos brindamos los últimos suspiros de nuestro éxtasis.

Tengo ganas de que aplaques mi vuelo fugaz y me lleves a tus Aires a dejar hacer mi nido de ave errante que siempre quise.

Tengo ganas de que te levantes en frente mío y te coloques al borde de mi comienzo, que violes los cristales de mi refugio y no me dejes ser infiel en mis pensamientos.
No quiero hablar del final porque no sale de mi boca, porque mi diccionario no lo encuentra.


Párate en frente mío hombre y dame lo que necesito. Abreme tus alas y atrápame para no dejarme escapar jamás.

Esconde mis silencios y quémalos para que jamás sean dichos por mis labios.

Arroja al mar las cenizas de la pasión que consumimos para que cuando arda todo nuevamente , sea con una llama nueva y de fuego eterno.

Tengo ganas que dejes que sea yo quien te muestre el horizonte, el camino entre estos espejismos tan incoherentemente reales, de lo que se ha solidificado durante el reinado del tiempo y el gobierno de la distancia.

Tengo ganas de que complementes hasta el último vello de mi cuerpo, que erotices hasta el más escondido e insospechado pedazo de piel de mi húmedo cuerpo, porque siento que no soy eterna , que no hay tiempo ,que no hay un modo , que no hay un punto exacto aunque me des todo, siempre guardas algo.

Necesito que te abras y que te escapes de tus redes añejas , y me muestres lo que eres ,tan genuino, casi sin tallar.

No te ocultes porque así no sabré quién eres realmente, no te escudes en signos, ni en agotadores paralelismos, ni antagónicas palabras, no me des acertijos en tus aguas , cede y abre tu caja negra...deja conocerte como quiero.


Desnúdate y ven a mi tal cual eres, con el genesis de tu existencia pegado a tu piel y a tus manos, enséñamelo como quiero que me enseñes tu corazón.

Dices que conozco mucho de ti, pero creo que me falta mucho aún por conocerte porque en el vapor de tus propias aguas tibias a veces me ahogo, porque no me dejan verte como pretendes y empañan mis ojos.


Permíteme embarcarme en la barca de tu vida, ésa que forjas cada día, con todos sus matices, con tus altos y con tus bajos, porque así son los trofeos; pesados, duros , fríos pero de valor incalculable y es lo que quiero.

Tengo ganas de arrancarte el corazón y comérmelo de a poquito , degustando cada sabor y sensación que lleva impregnado.

Tengo ganas de que me dejes tu ancla para clavarla en esta tierra que poseo, tan fértil, tan verde , tan extensa que tengo para ofrecerte con todos los ritmos de mi existencia...con mis glorias y derrotas.


Que pueda envenenarte con el cóctel que preparé hace tiempos inmemorables con los ingredientes de las ganas, la dulzura ,la pasión , el amor , la locura y todo el anhelo de saber que ésto realmente vale, que es una moneda de oro, tal cual como la soñamos desde que nos permitimos querernos.

Tengo ganas de que agotemos lo imprevisible; aún podemos abrir las puertas .

Ufff! Si supieras....como tengo ganas.



4 comentarios:

Mauro dijo...

Y ya lo sabes, nada es casualidad.

El rito, GRAN, GRAN tema.

Saludos, totales.

MentesSueltas dijo...

Extraordinario texto, repleto de imagenes, de aromas y sabores... un ritual leerte.

Un abrazo con ganas...

MentesSueltas

FABIAN dijo...

COMO NO ENVOLVERSE EN EL CONTENIDO DE TU POST AMIGA. INIGUALABLE.
ME HAS TRANSPORTADO A LAS GANAS MAS EXTRAVAGANTES.
GRANDIOSO
BESOS Y GANAS...

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Estoy de vuelta de mi licencia, así que estos días me pongo al día.-


Un abrazo