CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

martes, 20 de febrero de 2007

Anoche...




La noche me condujo al placer más exquisito; al placer de soñarte conmmigo...












En esta noche que ya casi acaba, el sueño comienza a recorrer lentamente mi cuerpo y a internarse con toda la sutileza en mi mente ,como un suave vapor , adormilando mis pensamientos y mis recuerdos para iniciar mi más silencioso viaje.


No necesito excusas para dormir esta noche porque quiero encontrarte y así lo haré .

Sabes que tu solo recuerdo me provoca y me hace sentir el más dulce y cálido deseo.



Se que va a ser imposible no dejar mis sueños estancados si sumergirte en ellos y lo sabes te lo he contado, y ya voy sintiendo como una vez más está siendo inevitable y espero llegar muy lejos...


Ya con mis ojos cerrados y mis pupilas dormidas, un aire llega a mi pulmones y me hace divagar en los supuestos recuerdos, ya no se si estoy despierta o dormida , lo que si está claro que siento como mi cuerpo se eleva a la dimensión más exquisita que quiero otra vez sentir contigo.


La oscuridad me trae a través de los sueños tu figura y con los ojos cerrados busco a tientas tu aroma.
El olor de tu cuerpo tatuado en los besos que te di, llega sin compasión hasta mi cama y las paredes me miran cómplices como riéndose de lo que desmayadamente comienzo a vivir.


Como disfruto lo que respiro, como mi aliento se agita buscando tu rastro. Y no puedo parar, necesito ahogarme en él ,aunque me está quitando todo mi oxígeno.


Camino hacia ti, impregnando todos mis sentidos como si te tuviera pegado en mi piel , como si inhalara a través de ella, es una conexión sublime que me despoja de todo y me deja en el más puro limbo del placer y de las sensaciones que estoy sintiendo.


No puedo abrir mis ojos, no me dejas ,quieres que siga así respirándote hasta el final y yo como un ave dormida en el más plácido nido , obedezco porque no me quiero despertar.


Puedo sentir mi piel como se eriza convirtiéndose en un escudo de silencio no para rechazarte sino para disfrutar de todos los instantes que estás provocando...una segunda piel.


Los deseos se impregnan en mi cuerpo , lo deseo pero no me atrevo a exigirte nada , porque estoy inmóvil a todas esas sensaciones.
Estoy temblando y lo noto dormida , será que acaso tu piel está rodeando a la mía con la calidez más provocadora?



Mi corazón lo siento palpitar a raudales y mi cuerpo sudar cono si cada gota que consigue exagerara más mis deseos y los tuyos. Y mis suspiros llegan en forma intermitente tan agitados como expectantes a lo que continuará.


Estoy sintiendo tus labios, húmedos y gruesos, impregnados de locura, perdiéndome al mismo tiempo una respuesta y enterrando su veneno en mi piel, pero con la medida exacta para que sólo active más mi deseo, nunca para dejarme desfallecer. Tu sabor es indescriptible, y tus besos ,la miel que mi cuerpo necesita.


Me estoy ahogando, mi respiración no reacciona, estoy quedando sin aliento, porque tu veneno ha entrado en mi cuerpo y lo está succionando y recorriéndolo en silencio, haciendo arder cada parte de mis entrañas, cada parte de mi piel.


Me estoy dejando llevar por tus besos , me están saturando, perdiendo, sobrepasando y mi ardor está comenzando a hacer el efecto que tanto anhelas.
Me estoy entregando al sopor de la noche, te estoy entregando todo lo que poseo y soy, y es inevitable.




Muerdes mi cuello suave e instantáneamente siento como mi cuerpo se agita a tal provocación.


La brisa suave que ha entrado por la ventana, está cubriendo toda mi naturaleza , y la temperatura de mi cuerpo sube grado a grado dejándome arder a fuego lento , mientras mis labios te murmuran despacio que no te vayas aun, que no me despiertes y que no me saques de éste sueño.


Tu cuerpo se vuelve música y los compases agitan más aun mis calores.


Deja que tu cuerpo envuelva al mío así, danzando y atando mis manos para que me haga llegar al límite y sólo observarte.


Átame a tus brazos y enloquéceme , hazme perder el sentido así tal cual estoy.


Una nube se apodera de mi mente dejando pasar solamente tus imágenes agolpándose en mi cabeza.



Tu ropa gira en el umbral de cada pared al ritmo de nuestra piel y mi corazón.


No puedo prohibirle a mis dedos que rocen tu cuerpo es una blasfemia al deseo, porque tu calor me quema y mi vientre está pidiéndome más. Es demasiado pedir que mis labios no desvelen el sabor de tu piel.



No nos queremos quedar así sin besarnos, hasta que me atrapas con ellos y el fuego de mi vientre estalla como un volcán.


Desnudas mis pechos con tus manos y recorres el camino de arriba abajo buscando el acomodo que tanto deseas. Los vas vistiendo con la humedad de tu boca y mi cuerpo te toma para que tu piel se impregne otra vez en mi.

Me estás estremeciendo y sigo sin poder abrir mis ojos y contemplarte; sólo te siento aquí ahora junto a la brisa que entra por mi ventana. Mas deseo que volvamos a perdernos en otro beso sin retorno.



Pruebo tus pliegues y respiro tu perfume, y a la vez voy abriéndome paso entre pasadizos a tu sexo, sembrándolo de besos y enredándome entre el follaje que lo esconde con mis dedos, para volver a sentir otra vez sin regreso.


Ya mis ojos piden auxilio tratando de abrirse pero mis párpados se niegan, desobedeciendo a cualquier intento que manifieste.


Me conduces a la locura máxima, enardeciéndome con tu sólo aliento, donde yergues sobre mi conciencia dormida y me dominas , dejando de ser yo , dejándome a la merced de lo que se te antoje , de lo que pidas.
Inexorablemente me arrastras al extremo más placido, donde quiero llegar sin pausas, donde nos gusta encontrarnos.
Y... en el punto más sublime, entras a mi lecho natural con toda la furia acumulada para entregarme el más agudo suspiro y los más contenidos deseos que ardieron silenciosos durante tanto tiempo en tu vientre.



Quiero volver a sentir tus manos en mis botones y que vuelvas una vez más a cerrarlos tal cual los abriste . Que no existan barreras esta noche que me queda, porque ya casi aclara , porque quiero seguir saboreando tu humedad , y el sudor restante de todo tu cuerpo completamente mío.


Porque ya la mañana llega, porque ya la luz ha penetrado y me va a despertar haciendo por fin abrir mis ojos, para verte alejar entre las paredes de mi habitación.

Hoy te soñé, en el silencio más absoluto, en el último estertor de mis ganas y en el primer beso después de nuestros instintos.



Suavemente despierto y veo como lentamente mis paredes cierran sus ojos para dormir ellas ahora, después de tan bello espectáculo , sin embargo no puedo evitar mi escalofrío al ver sobre la almohada unas gotas de sudor humeantes...será lo que imagino?? ...Oh, mi amor!!